¡Ya tengo cámara! ¡Y se llama Trumancito! Porque es todo chiquito pero tremendo….¡ja! Tiene mucha tecnología para mi, pero me he comprometido a aprender a usarla ya sacarle el máximo provecho.